De lo estático y lo dinámico

2015-06-17 12.13.10

Uno de los primeros conceptos que un aficionado debe descifrar para entrar en el club de los que “saben de fútbol” es el llamado sistema de juego. Quién entiende lo que es un 1-4-4-2, en línea o en rombo, un 1-4-3-3, un 1-4-1-4-1, y todos los demás, ya cree descifrar gran parte del misterio. Asignamos virtudes a un determinado sistema y lo hacemos más o menos ofensivo/defensivo en función de su dibujo. Nos quedamos en lo espacial. Nos quedamos en lo estático. Me explicaré.

El sistema de juego hace referencia a la distribución racional de los 11 jugadores en el espacio, en el terreno de juego. El terreno de juego,-que puede variar y mucho reglamentariamente-, pero que en los campos de primer nivel está en los 6.500-7.100 metros cuadrados. En el Bernabéu o en el Camp Nou, que ambos tienen las mismas dimensiones (68×105 metros), se podría parcelar 89 apartamentos de 80 metros cuadrados. Parece un espacio bastante amplio, como para obligar a un equipo a tener que organizarse. El sistema tiene que satisfacer necesariamente una premisa; cubrir de manera racional el mayor espacio posible. Como además hemos convenido a que existen, al menos, cuatro líneas (portería, defensa, media y delantera), la manera más académica de distribuir racionalmente a los jugadores es haciendo referencia a cuántos de ellos han de estar en una u otra línea, portero al margen claro está.

chelsea2

Esa “foto” sirve para las previas de los partidos, para simplificar conceptos y llevarlos al consumo mediático y para ser el punto de apoyo de lo importante, que en mi opinión es lo dinámico. Y lo dinámico no es otra cosa que las consignas específicas que un equipo recibe para pasar a la dimensión espacio-tiempo. Ya está el balón en juego. Ya hay que adecuarse a la posición del mismo, a la posesión o no del mismo. Debemos trasladar al equipo una idea de qué hacer cuando la tenemos (fase ofensiva), de qué hacemos si no la tenemos (fase defensiva) y qué hacer cuando se da una transición de tenerla a perderla o de no tenerla y recuperarla (transición ataque-defensa y transición defensa-ataque). Esas consignas, que hemos llamado comportamiento táctico, juego colectivo, incluso estilo de juego o modelo de juego, ya puestos a mezclarlo todo y liar al personal a nivel terminológico.

Se trata pues de, más que saber qué sistema de juego ha escogido un equipo,-propuesta estática-, saber qué comportamiento va a mostrar ese equipo cuando el balón esté en juego, -propuesta dinámica-.

Se podría aceptar que una y otra tienen relación. Claro está que no se puede hacer abstracción de la distribución estática, por la sencilla razón de que le vamos a asignar un comportamiento concreto a un jugador que ocupa una parcela concreta del campo, pero lo sustantivo es lo que le pedimos al jugador, mucho más de en qué zona vaya a estar previsiblemente. Que el Barça sea muy ofensivo no lo da solamente que su propuesta sea un 1-4-3-3, que también, sino que desea tener el balón el mayor tiempo posible, por tanto estar en fase ofensiva, que sus laterales sean profundos, que no duden sus centrales en conducir hasta encontrar oposición para dividir y saltar líneas de presión o que los dos interiores lleguen al área con mucha frecuencia.  En cambio el Celta, el Villarreal, incluso el Real Madrid, con esquemas idénticos, no ofrecen la misma propuesta. Como siempre, las cualidades individuales de los jugadores son determinantes. Y la propuesta dinámica, lo más importante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s